miércoles, 30 de diciembre de 2015

ES DE BIEN NACIDO ...



Si me paro a pensar, ha sido uno de los mejores años de mi vida, y a la vez, también uno de los peores. Siendo alguien contradictorio y de opiniones un pelín radicales tampoco es algo que me extrañe. Ahora que parece que 2015 me da un poco de tregua en sus últimos coletazos quiero aprovechar para hacer algo que a veces me cuesta, sin ser yo una persona desagradecida. Quiero dar las gracias.

Este año he tenido la sensación de que todo ha pasado tan deprisa que no he tenido ni tiempo de reaccionar. He cerrado una etapa que llevaba deseando dejar atrás cinco años, y estoy a punto de abrir otra que me aterra. He visto a gente llegar a mi vida cargada de cosas buenas y positivas. He visto ver a gente irse tan lejos que ha sido necesario aprender a usar Skype (con lo mala que soy para estas cosas!). He visto a gente alejarse, que no irse, y tener que recomponerme porque nunca esperas algo así. También he perdido muchas cosas, pero he ganado muchas otras. He llorado, he reído, he pasado miedo, y he superado otros. Pero pese a todo, ha sido un año increíble.

Quiero empezar como es lógico dando las gracias a las personas que han estado ahí. ¿Tópico? No. Necesario. Porque todos necesitamos que nos digan que nos quieren, que nos necesitan. Se ha llegado a un sinsentido tremendo; o decimos que amamos, o directamente no lo decimos.  Gracias a aquellos que entienden, que perdonan, que abrazan y que nos quieren incluso con nuestros numerosos defectos, porque todos, y recalco todos, los tenemos a raudales. A mis amigas, mi pilar, mi piña.

Gracias también a aquellos que no habéis estado. Un año más sigo aprendiendo cosas. Como dice mi madre, siempre aprendes, sea a la edad que sea. Estoy hablando de un año vital en mi vida, de ver muchas cosas con ojos que nunca había visto antes y sobre todo, de recapacitar otras muchas.

Gracias a la persona que lleva sosteniéndome más de seis años. El que aparte de sostenerme, me guía y son pocas las veces que deja que caiga. Porque desgraciadamente, tenemos que caer para levantarnos con fuerzas de comernos el mundoGracias por apoyarme y sin obligarme a levantarme, tumbarte conmigo y permitirme estar triste para llegar con más fuerza donde quiero estar. La vida es mucho más bonita cuando tú me miras.

Gracias a mi familia, que me da la fuerza y la vida, por muy lejos que estemos. Son la guía de mi vida, pero en bonito. Me entristece pensar en que hay gente que no tiene a su familia cerca, o que simplemente la unión se ha roto. Es por eso que cuando las veo sonreír, le doy gracias a lo que quiera que sea que rige las cosas, de haberme dado el regalo de crecer con ellas. De que existan.

Gracias a mí misma, por prometerme en 2014 hacer de este un año acojonantemente increíble, despojado de miedos, de perjuicios y lleno de cosas bonitas. Este año me he permitido aprender, vivir, tomar decisiones, viajar, y dejar de pensar en todas esas cosas que te encadenan a la monotonía. Me negaba a un año monótono, e hice todo lo posible para que no lo fuera. No lo ha sido.

Y aunque vengan días en los que levantarse de la cama se nos haga un mundo, que no tengamos hambre, ni ganas de salir a la calle y sonreír. Hagámoslo. Hagamos de nuestra vida algo increíble. Nos lo debemos. 

5 comentarios:

  1. Precioso mi niña, te queremos y nos haces mucha falta, eres única.❤

    ResponderEliminar
  2. Un post muy ínteresante y agradecido , me ha gustado mucho lo que dices y me he identificado con muchas de las cosas que dices. Te espero en mi nuevo post sobre looks de deporte para que lo visites y me comentes comovestirsealostaytantos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. pero que post más bonito !
    Algunas palabras que dices me siento muy identificada!
    Ahora a estar a tope!!
    Un besito
    Marimar
    - laruedelamode -

    ResponderEliminar