jueves, 20 de agosto de 2015

LA REVOLUCIÓN DE LAS CURVAS, ¿VERDAD O MENTIRA? | MODA



La adaptación de los cánones de belleza se está convirtiendo en una realidad. Las mujeres llamadas reales están resurgiendo con fuerza y las marcas las sacan en las pasarelas para que luzcan sus voluptuosos cuerpos. Lejos quedan los estudios que aseguran que salirse del peso reconocido como "saludable" no es bueno, si no que surgen estudios que aseguran que tener sobrepeso no implica gozar de mala salud. Pero,  ¿podría tratarse de apología a la obesidad?

Hace algunos años la conocida modelo Kate Moss lanzaba al mundo un mensaje que no dejó indiferente a nadie: "Estar delgada sabe mejor que comer patata fritas". Hoy en día nos encontraríamos ante la criminalización de una declaración de tal calibre. Lo que ahora se lleva es la aceptación de uno mismo, y el no necesitar tener una 36 para ser feliz. 

Son ya muchas las caras conocidas que se sienten orgullosas de sus formas curvilíneas.  Lena Dunham, Kim Kardashian, Sofía Vergara o la modelo Tara Lynn defienden a capa y espada sus formas y la libertad para tener el cuerpo que quieran, no aquel que les impongan. La blogger que hay detrás del blog GabiFresh, asegura que "nuestra cultura está tan obsesionada con tener un cuerpo perfecto que la mera idea de alguien de mi talla en bañador, no hablemos ya de biquini, resulta chocante".


La controversia llega cuando ensalzando las curvas, despreciamos a aquellas que son delgadas por constitución, o simplemente por elección propia. Puestos a hablar de mujeres reales, denominamos así a todo tipo de mujeres, ya usen la talla 34, como la 58.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el año 2014 alrededor de dos millones de adultos tenían sobrepeso, de los cuales el 13%  padecían obesidad. Y es que el sobrepeso y la obesidad es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. La reducción de actividad física o incluso la crisis economía son factores de peso que contribuyen a esta enfermedad. “Existe evidencia de que las situaciones de crisis aumentan la prevalencia de obesidad, pues ante la escasez de recursos las personas optan por determinados alimentos. Es más barato comer mal que tomar una alimentación equilibrada”, según Frühbeck, directora del Laboratorio de Investigación Metabólica de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define como obesidad cuando el IMC (índice de masa corporal, el cálculo entre la estatura y el peso del individuo) es igual o superior a 30 kg/m². 

¿Estaremos inculcando a los más jóvenes que el exceso de kilos es más saludable que la delgadez extrema? Se trata de no enviar mensajes erróneos que lleven a posturas extremas. Estamos ante una situación que sitúa a aquellos que no encajan en el canon "establecido", a sentirse cómodos en esta nueva tesitura de apoyo a las tallas grandes. Tal cosa no sería perjudicial siempre y cuando no afecte a la salud de estos.

Hablando de términos, la palabra "gorda" siempre está asociada a conceptos negativos, incluso cuando sólo esta resaltando una característica física de una persona, no la totalidad de lo que es.

Lo afirmaba Bridget Jones en su último film: "Es horrorosa la diferencia de trato de alguna gente cuando estás gordo y cuando no lo estás. A veces veo vallas publicitarias de modelos preciosas y a la gente real debajo, y pienso que es como  si estuviésemos en un planeta donde todas las criaturas espaciales fueran bajas, verdes y gordas."


gabifresh.com

No estamos afirmando que el no pertenecer a esa parte de la población que tiene un Índice de Masa Corporal saludable tenga ya asignada una salud de hierro, ni que aquellos con sobrepeso gocen de mala salud. Por el contrario existen casos como el de la modelo Candice Huffine, quien tiene el cuerpo construido en el gimnasio aun pesando 90 kilos.

Y es que teniendo en cuenta ambas posturas, la que defiende las curvas, y la que asegura que no son sanas, ha surgido un nuevos conceptos que poco a poco se están extendiendo por una sociedad que está cansada que estar a las órdenes de las tallas impuestas por las grandes firmas. Hablamos del 'fofisano/a' en el ámbito masculino, o la 'gordibuena' en el femenino, conceptos que abanderan el vivir sin complejos seas como seas, gustarte, sacarte partido con lo que eres y no lamentarte por no poder usar una talla 36.

Según WeLoverSize (sitio web imprescindible) ser 'gordibuena' consiste en "tratar de aceptarte, con tus defectos y tus virtudes. Encontrar el equilibrio entre lo que queremos mejorar y aquello con lo que nos conformamos. Dejar de culpar al sobrepeso de todos los males de nuestra existencia y disfrutar de nuestro cuerpo y de la vida como si fuera nuestro último día en la tierra."


gabifresh.com

No es de extrañar que surjan conceptos nuevos ya que llevamos mucho tiempo viviendo bajo la dictadura de las grandes marcas, que año tras año reducen su tallaje y nos imponen estereotipos que, quizás, nunca alcancemos. Ulrick Beck, sociólogo alemán lo expresa con claridad: “Con más urgencia que nunca necesitamos conceptos que nos permitan pensar de una manera nueva lo nuevo que se nos echa encima y vivir y actuar con ello. Seguir la pista de los nuevos conceptos que hoy ya se muestran bajo las ruinas de los viejos es una empresa difícil.”

Incluso en el sector de los blogs que tan en alza están en la actualidad , surge la controversia: ¿fomentan la obesidad los blogs de modelos 'curvy'? Por encima de la libertad de expresión, esta la libertad de ser uno mismo. Mostrar cómo eres, y estar orgulloso de ello nunca debería ser criticado, ni  mucho menos mal visto.  Como sociedad es necesario ver el lado positivo de esta 'revolución': conseguir que el sobrepeso deje de ser factor de desigualdad social o un estigma para aquellos que lo padecen.


¡Hasta el próximo post!

Miriam Díaz 





4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu post, parece que la visibilidad es la única solución, besitos

    ResponderEliminar
  2. Creo que el mundo de la moda debería ir a todo tipo mujer, desde la que tiene mayor poder adquisitivo a la que no lo tiene ( no todas no podemos comprarnos unos Jimmy choo por ejm.), las que siguen las tendencias o las que tienen su estilo propio pues igual debería de pasar con las tallas, hay chicas que tiene una talla muy pequeña pero hay otras que tienen una talla mayor... esa es para mi la autentica chica real .

    http://losmilyunestilos.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Me pareció muy interesante tu reflexión y bastante objetiva.
    Mi opinión es que todos debemos encontrar el estado ideal de nuestro cuerpo según nuestra constitución, sin dejarse llevar ni por las editoriales de moda ni por lemas encubiertas bajo la metáfora de "mujeres reales", ya que mujeres reales no necesariamente tienen que ser gordas. No acepto la obesidad, para mi es sinónimo de enfermedad, tampoco la extrema delgadez. Personalmente, me gusta estar delgada, ya que, además, es mi constitución!
    Genial post
    Saludos

    ALISA GROMOVA

    ResponderEliminar
  4. Todas las mujeres son bellas, sean como sean :)

    www.carolina-toledo.com

    ResponderEliminar