jueves, 13 de agosto de 2015

EL ARTE DEL NOSTALGICO




Hace apenas unos días me vi obligada a buscar la palabra nostalgia en el diccionario. Es la nostalgia para mi, una de esas palabras que sabes lo que es, pero no como explicarla. Me declaro nostálgica por definición, y porque no decirlo, por vocación

La primera vez que escuche esa palabra fue en una canción preciosa, enmarcada en una frase aún mejor. ¿Habéis sentido alguna vez nostalgia de algo que no ha sucedido? Don Joaquin Sabina si, y muchos de los demás habitantes de la tierra también ¡y qué bonita!

Es la nostalgia pues, y según la RAE, la tristeza melancólica originada por el recuerdo de una perdida. Pero por más que busque, no veo el motivo de hablar de perdida, o te dotar de sentido negativo a la palabra nostalgia. Ni os atreváis a googlear la palabra porque la ristra de imágenes induce a la depresión profunda. 

El arte del nostálgico es aquel de recordar momentos con una mezcla de emociones que no podríamos definir ni en un millón de años. No quiero hablar de tristeza ni de alegría y me gustaría encontrar las palabras perfectas para definir los "sentimientos" de los que escribo, pero siento deciros que esas palabras no se han inventado aún. 

Sigamos recordando, y viviendo del pasado. El pasado nos recuerda quien somos, de donde venimos, y nos guía por sitios que no hemos pisado aun y que si lo hemos hecho, debemos tener cuidado con que piedra pisar. No hablo de quedarnos en el pasado. 

Hablo de la belleza que hay en la nostalgia. 
Hablo de etapas que no vamos a poder olvidar nunca, etapas que nos seguirán dibujando una sonrisa en la cara. 
Hablo de recuerdos.  De la belleza de los recuerdos. 


¡Hasta el próximo post!
Miriam Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario