martes, 11 de noviembre de 2014

VIDA SANA | CUANDO YA NO PUEDES MÁS



Empezar a llevar una vida sana (a priori) no es difícil, ni cuesta horrores, ni lleva sacrificio, o sudor y sangre como algunos piensan. Llega un momento en que ves que has de dejar de "vivir para comer" y empiezas a "comer para vivir". Ese es el punto de partida. Y se empieza en el momento en que dejamos de ponernos excusas.

El verano del 2013 le comenté a alguien que me daba pinchazos el corazón (o algo parecido, tengo mala memoria). Esa fue la previa al punto de partida que me impulsó. Nunca iba andando a los sitios, no me gustaba ir a ningún lado, me despertaba a las mil, y desayunaba fatal, odiaba lo integral, y creía que el sobrepeso era mi constitución (mec!). Esta era yo. Y digo era porque no me reconozco en esa persona.

Lo más difícil de todo el "proceso" es darse cuenta de que aquello en lo que estás, aquello que vives, no te hace feliz. La clave esta en identificar el "problema" (llámalo peso, llámalo relación toxica, llámalo adicción, o trastorno). Una vez nos damos cuenta, nuestra cabeza empieza a ilusionarse por y para ir a mejor (tanto física como mentalmente hablando).

Hablo desde la experiencia personal. He sido toda mi vida una persona con sobrepeso, y aunque muchos crean que no, he sido feliz a rabiar. Pero llegó un momento que dejé de serlo, y actué. No quiero decir que estar por encima de tu peso te lleve a la infelicidad absoluta. En mi caso, se junto con muchas otras cosas, y se convirtió en una tumba. Llego el peor momento de todos, no me gustaba ni mirarme, y a menos que hayáis experimentado que es eso, es la peor sensación del mundo.

Empece a ciegas (a lo loco), expulsando de mi vida todo aquello que sabemos es perjudicial para nuestra salud (en exceso) y seguimos comiendo como si nuestro cuerpo fuera un contenedor de basura. En ese tiempo deje los refrescos, las fritangas (tan deliciosas), la bollería industrial y las cenas grasientas ... y lo noté. Mi cuerpo lo notó, y perdí bastante peso en una semana, y eso me animó.

Pude ver que estaba en el camino adecuado, porque ademas, me sentía genial. Poco a poco notaba menos cansancio al volver de trabajar, mi humor mejoró y todo iba sobre ruedas. No hablo de perder peso, hablo de vivir sano.

No he dejado de comer de nada. Sigo comiendo paella, yendo a McDonalds, comiéndome bocadillos de tortilla de patata, palomitas si voy al cine, o helado en verano, pero no hago eso todos los días, sino cuando el cuerpo me lo pide, y creedme, lo disfruto muchísimo más que antes.

Os dejo la pauta con la que yo empece, no digo que sea la mejor, ni la peor, pero es equilibrada y A MÍ me funcionó. Por supuesto la clave está en encontrar el equilibro, y comer lo que nos apetezca, pero siempre y cuando esto no nos suponga un problema.


He de decir que cuando empece este cambio radical de alimentación (y porqué no decirlo, de vida) lo hice únicamente porque quería perder peso. En el proceso, estoy aprendiendo a alimentarme, a saber que me pide el cuerpo, lo que le va bien, y lo que no. Me siento mejor, duermo mejor, a penas me duele nada, mi piel esta mejor, y lo mejor, mis ánimos. 

Aquí os dejo algunas imágenes muy útiles e interesantes. Podéis encontrar más en Pinterest bajo el hashtag #healthylife.  















No hace falta decir que una alimentación saludable alarga la vida, y nos aleja de enfermedades como la osteoporosis, canceres, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes o obesidad. Nuestro cuerpo es un templo, no un contenedor.

Si vas a cambiar, que sea por y para ti, no para nadie.

¡Hasta el próximo post!
Miriam Diaz



9 comentarios:

  1. Buenos días preciosa!
    Darte mi más sincera enhorabuena por un post perfecto! Hace unos años me sentí exactamente igual que tu y decidí cambiar mi forma de vida. Hoy en día he aprendido a comer y mi nutricionista está muy contento con los visibles resultados que hemos notado. Creo que es primordial darse cuenta de este tipo de cosas, te cambian la vida.
    Un abrazo y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho este blog ^^ me alegra saber que en aquel momento decidieras ir por el camino "dificil" y tener una buena alimentación y una vida sana! y como veo que pones muchas cosas que me interesan en tu blog, me quedo por aquí siguiendote de cerca para no perderme nah de nah. MUAKSSS!

    ResponderEliminar
  3. Gran post!!!! Me alegro mucho de tu cambio a la vida sana!!! Pero es cierto que el cambio es por uno mismo....

    Besos, Emi
    http://www.diseneitorforever.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  4. ¡Me ha encantado el post!
    Me ha dado muy buenas ideas a la hora de saber que comer, aunque de aquí a unas tres semanas he empezado a incluir distintos té y he notado mucho la mejoría.
    Un besito

    www.doblebelleza.com

    ResponderEliminar
  5. Primero de todo "felicidades" ! yo aunque no he tenido problemas de sobrepeso, si he tenido problemas digestivos (aún los tengo) pero la re-educación nutricional es lo que me ha ayudado a encontrar ese equilibrio del que hablas! me ha encantado leerte.
    Un besazo enorme
    Fashion Avenue
    http://fashionavenueabc.blogspot.de/

    ResponderEliminar
  6. Un post muy bueno!! Me alegro que el cambio haya sido para bien y te encuentres feliz ahora con tu cuerpo. Yo nunca he tenido problemas de sobrepeso pero si con la comida, con unos genes que según los médicos tarde o temprano manifestaré al igual que hizo mi madre. Tengo el estómago muy sensible y ya he comenzado con algunas intolerancias pero bueno, hay que mirar todo lo que se come, mantener el equilibrio a la hora de comer y cuidarse jeje. Al fin y al cabo es como mejor nos sentiremos, cuidándonos :)
    Un besazo enorme!!

    www.acooltime.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. a veces me puede la ansiedad por comer mal , tengo que ponerme a ello un post muy completo me lo leere varias veces a ver si se me queda . jeje

    ResponderEliminar
  8. Es importante tomarse la vida de manera mas sana!!genial el post!!besos

    ResponderEliminar
  9. Orgullosísima de ti! Un ejemplo a seguir en toda regla! A seguir así cari. Y a tus lectores sólo puedo decirles que sigan haciéndolo, porque aún te queda mucho que compartir.

    ResponderEliminar