jueves, 23 de octubre de 2014

VIDA SANA | TARTA DE QUESO Y FRUTOS ROJOS



Una de las cosas que trajo consigo la vida sana a mi vida fueron las ganas de cocinar sanito, y hacer la repostería (si se puede llamar repostería a lo que yo hago) yo misma, en casa, sin aditivos ni cosas artificiales. Instagram fue mi gran escuela. Cada receta que colgaban en la red social, se guardaba en forma de pantallazo en mi teléfono, lo apuntaba en una libreta que habilité para mis recetas, hasta que finalmente un día me atreví a hacer algo (una receta claro) por primera vez.

Inaugurando esta temática en el blog, os traigo esa Tarta de queso y mermelada en versión fitness (como decimos en Instagram), para que podáis deleitaros sin ningún remordimiento en cuanto a artificialidad y aditivos que no traen nada bueno (que comer nunca os lleve a remordimientos, es el mejor placer de todos!) Llevaba mucho tiempo buscando una tarta de queso que pudiera hacer con lo que tenía en casa, y encontré una en la cuenta de Zaira (os invito a seguirla, tiene recetas espectaculares y sanitas!). 

INGREDIENTES (cantidades para tres tarritos)

- 200 gr de Queso fresco batido
- Un vaso (sin estar lleno del todo) de Leche de almendras
- 3 Galletas integrales
- Edulcorante
- 3 Hojas de gelatina
- Miel
- Mermelada Sin azucares añadidos
- Frutos rojos

- Opcional: Chocolate puro en polvo . 

Antes de empezar, ponemos a hidratar las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría, y las apartamos para usarlas luego. ¡Empezamos!

Para la base, trituraremos las galletas con un mortero, y una vez estén desmenuzadas, les echamos un chorrito de miel, para que se haga una especie de pasta. Luego le añadimos otro chorrito, esta vez de leche de almendras, para acabar de crear nuestra masa. Opcional - (Podéis añadirle una cucharadita de chocolate puro en polvo para chacolotear la base, queda una especie de "nocilla" muymuy rica). Para hacer la receta, yo he utilizado vasos chatos de cristal, y he puesto la base directamente con una cuchara.

Para la crema, primero calentamos la leche, y le añadimos las hojas de gelatina (que ya estarán más que hidratadas), y removemos la mezcla hasta que se haya disuelto la gelatina. Por ultimo, pondremos el queso fresco en un recipiente, añadiremos edulcorante al gusto y poco a poco, iremos tirando la leche caliente sin dejar de remover. Con esto terminado, ponemos la crema en los recipientes y lo pondremos en la nevera, para que cuaje bien

Una vez esté cuajado, le pondremos la mermelada que más nos guste encima (en mi caso de fresa y frutos rojos) ... y ¡listo para comer!




Espero que os atreváis con la receta, ¡y que os guste!


¡Hasta el próximo post!
Miriam Diaz


1 comentario:

  1. Oiiiiissss!!! A mi me ponen un post de postres como este y me pierdo. Literalmente. Trataré de hacerlos, aunque eso del edulcorante no lo veo yo mucho. Es como echarle sacarina al café, es dulce pero no sabe a nada. Además, de el queso, que tiene un alto contenido en grasas, pero me lo como la mar de feliz. Yo prefiero todo sin aditivos, porqué así el postre queda más sabroso. La cantidad de edulcorante se puede sustituir a veces por miel, aunque yo -personalmente- dónde esté el azúcar glas, que no me lo cambien por otra cosa.
    Sea como fuere, esto tiene una pinta buenísima. Por cierto, -truquito en plan de estrangis, que no se entere nadie shhhhh...- si quieres machacar las galletas sin poner la cocina llena de migas (en este caso eran pocas pero cuando tienes que hacer la base de un pastel es para que a una le de algo) las pones dentro de una bolsa hermética y les pasas el rodillo por encima. ;) Es super fácil y muy limpio.

    En fin, que si lo pruebas ya me dirás.

    Un besoteeee!!! ♥

    ResponderEliminar