jueves, 2 de octubre de 2014

SUPUESTA ¿FRIVOLIDAD?




"La sociedad habla. Habla diariamente en sus vestidos, en sus ropas, en sus trajes. Quien no sabe escucharla hablar, en esos síntomas de habla, la atraviesa a ciegas. No la conoce. No la modifica”. - Umberto Eco

He llegado a escuchar que soy materialista por el simple hecho de gustarme la moda, o por reconocer que ir de compras cambia mi humor. Puedo entender que existan personas que no les guste, y hasta que les pueda parecer un engorro ir de compras, pero no por no ser así, se ha de ser materialista. Con el término “Fashion victim” se describe a alguien incapaz de marcarse sus propios límites y que según Versace, cambia demasiadas veces de estilo entre temporadas. Se conoce como víctima de la moda a aquel que gasta cantidades desmesuradas en moda, pero no siempre tiene porque ser así.



Una mujer no tiene porque perder sus valores por sentir admiración por una marca determinada. (Ni por querer adquirir algo de una marca inaccesible). Hablando de esto, creo necesario decir que, puede vestirse con buen gusto sin gastarte cantidades indecentes de dinero. 

Ya lo dijo Coco Chanel, “No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase.” La elegancia no es el lujo o la ostentación, y ni siquiera la riqueza del vestido, sino que es la finura en el trato con los que nos rodean; la elección adecuada para el diálogo adecuado. 

Como explica M. Rivière en su libro  Lo cursi y el poder de la moda: “La utilización masiva de instrumentos para la transformación del cuerpo es una verdadera religión, supone un ritual, requiere unos sacrificios, unos dogmas y normas morales cuyo objetivo es el acceso a un nirvana terreno: la eterna juventud, el desafío de la muerte.”

La palabra “frívola” no tarda en aparecer en los argumentos de los que piensan cosas como esta. Según Juan Duyos, la frivolidad no es algo malo en la moda. 

Ha llegado un punto que la moda es una categoría de la existencia individual y colectiva, y con esto, se ha convertido en universal. Entendemos por frívolo algo sin esencia, y en moda no hay éxito sin esencia.

Todos estos ataques gratuitos a aquellos que adoramos todo lo que tenga que ver con la moda, me recuerdan a la frase de la editora de Vogue, Ana Wintour, que dijo que "La gente le tiene miedo a la moda, los hace sentir inseguros, los hace sentir que no pertenecen al grupo cool." 

No podría estar más de acuerdo, todo el mundo sabe que tememos aquello que desconocemos.


¡Hasta el próximo post!

Miriam Diaz