sábado, 18 de octubre de 2014

SER DIFERENTE



"Si has nacido sin alas, no hagas nada por impedir que te crezcan." - Coco Chanel

¿Quién no se ha sentido cohibido alguna vez en el momento de comprar algo que nos guste, pensando en que nos da reparo llevarlo en público? ¿Por qué a la gran mayoría nos importa tantísimo lo que digan los demás? No tengo respuesta a la segunda pregunta, pero espero que en unos años, la situación cambie a mejor, y dejemos algunos de los prejuicios en lo que a moda se refiere atrás.

Mi teoría es que, somos todo lo atrevidos que nos deja ser nuestro amor propio. Que una persona que se quiere muy poco siempre va a ser menos atrevida que una que está encantada de conocerse. Creo en el cambio de bando, en el cambio que produce alguien que pasa de vestirse bajo las convenciones habituales y establecidas, a vestir de manera atrevida, creando sus propias tendencias (Todos pensaron que en Celine se habían vuelto loco sacando las 'ugly shoes' a la pasarela allá por 2013).

He oído muchas veces la expresión 'Me gusta mucho, pero a mí no me quedaría bien', y sin ir más lejos, yo soy una de esas personas que pronuncian frases como esa. Si me he de vestir sin pensarlo, acabo vistiendo unos pantalones pitillo, camiseta sencilla y chaqueta de cuero. También encontramos el componente de vivir en un lugar pequeño. No vivo en una gran ciudad (ni mucho menos), pero es pequeña, y tirando a pueblucho (perdonadme, pero es así). No quiero ni imaginarme como de complicado ha de ser vivir en un pueblito pequeño y tener la gran suerte de ser una persona innovadora y creativa en la moda (para aguantar según que miradas o comentarios).

Somos nosotros mismos los que cuando vemos a alguien por la calle sin el "uniforme reglamentario camiseta-vaqueros" nos quedamos sorprendidos, o incluso mirando descaradamente, y temporadas más tarde, acabamos comprando nosotros mismos aquella tendencia disparatada que nos llevo a decir "¿De que va disfrazad@?"

Quiero dejar clara mi posición respecto a las tendencias. Las tendencias no siempre son moda, al menos para mí. La moda es mucho más que el "se llevan los flecos, los peluches en abrigo y el tartán hasta en la pasta de dientes". La moda es un todo que engloba muchas cosas, y no por no seguir todas las tendencias dejas de seguirla.










Este último año, he llegado la conclusión que hagas lo que hagas vas a ser criticado. Sí, todo el mundo sabe eso, pero quizás no tomas consciencia de ello hasta que lo vives cien por cien en tu propia piel. Da igual que seas morena y te pases al rubio, da igual que estés gorda y adelgaces, da igual que estudies, que no estudies, que trabajes, que no trabajes, que te atrevas con unas Birkenstock, o que lleves unas Stan Smith hasta para ducharte, siempre va a haber alguien que critique lo que haces o llevas. ¿No es más lógico entonces ser felices llevando lo que nos gusta? Porque si, llevar la ropa que nos gusta nos hace felices, por mucho que lo nieguen.  

¿Qué es normal hoy? Vistámonos como queramos, y como nos gusta, y dejemos a un lado esa sarta de prejuicios que solo nos atan a la monotonía, y  nos llevan a ser un rebaño uniformado. 


¡Hasta el próximo post!
Miriam Díaz.