miércoles, 1 de octubre de 2014

Christian Dior



"It’s not money that makes you well dressed, it’s understanding.”- Christian Dior

Eran años difíciles, la moda era austera, la tela estaba racionada, y los materiales para confeccionar ropa eran mínimos. Al acabar la guerra, las mujeres preferían vestirse de manera mas frívola, pero con toque femenino. La mayoría de los diseñadores de la época regresan a los años 30, y quizás por eso no encajaron con lo que se pedía en aquellos años tan austeros.  

Todo esto cambia en aparecer la figura de Christian Dior. En el año 1947, el 12 de febrero, el modisto francés presenta su colección “Corolle”, que más tarde será bautizada por la editora de Harper’s Bazar como el conocidísimo New Look. Se trata de una ccolección femenina, de faldas amplias, largas, cintura estrecha y llevadas por crinolinas. Con sus vestidos, su chaqueta Bar, sus formas y figuras entalladas se convierte en el creador del resurgimiento en la alta costura parisina. No obstante, dicho estilo, ya fue anticipado por el gran Balenciaga.

Su “New look” era una reminiscencia de la Belle Epoque con el ideal de faldas largas, cinturas estrechas y hermosas telas que su madre habría usado en el año 1900. Este concepto de feminidad se adaptó también al contexto social de la época. Durante la guerra, se habían movilizado a mujeres para trabajar en granjas y fabricas mientras los hombres estaban en el frente. En tiempos de paz, se esperaba que las mujeres regresaran a roles pasivos como amas de casa y madres. Este concepto de mujer que cuida su hogar de manera feliz, se conocía como “Las mujeres de la flor" y Dior lo ajustó a la perfección.

En sus creaciones; elegancia y sencillez. Busto alto, hombros redondos, cintura diminuta, falda larga. En ocasiones acompañadas de guantes, sombreros y siempre con zapatos de tacón. Sus diseños destacan por el exceso de tela necesaria para crearlos. Incluso los gobiernos de Reino Unido o Estados Unidos recomiendan no vestirse con el “New Look” ya que según estos, se desperdicia mucha tela.

Desde la presentación de su primera colección, el modisto se convierte en una referencia, y pasa a la historia de la moda. Su muerte, puso en su lugar a un joven Yves Saint Laurent, que asume el cargo, para más tarde crear su marca homónima. Cuando Laurent fue a la guerra, este es reemplazado por Marc Bohan, seguido por Gianfranco Ferré en 1989. En 1997, el diseñador John Galliano asumió el cargo de jefe de diseño. Galliano despertó el interés y la controversia con polémicos desfiles de moda y campañas publicitarias, sus diseños y, finalmente, su lengua indomable, que llevó a su salida en Dior en 2011.

Su ascenso en el mundo de la moda no fue casualidad, si no que sin darse cuenta se vio en ella. Dior quería ser arquitecto, aunque finalmente se matriculó para cursar estudios de diplomático. Pero Dior soñaba con el arte. En cuanto su padre le da suficiente dinero para abrir una galería de arte, Dior hace su sueño realidad.  La única condición que le pone su padre es que el apellido no aparezca en la puerta

Por motivos diversos, la galería cierra y Dior se dedica a vender bocetos de moda a casas de alta costura como Agnès y Schiaparelli, hasta que encuentra trabajo como asistente de Robert Piquet, modisto. Al empezar la guerra, Dior sirve como oficial hasta la rendición de Francia, y años más tarde le ofrecen trabajo en París con el modisto Lucien Lelong. Con Lelong, y junto a Pierre Balmain, se pasa la guerra vistiendo a esposas de oficiales nazis. Dior supo ver la oportunidad de negocio en una época de destrucción y miseria. Boussac, conocido como “El rey del algodón”, se reunió con Dior y escuchó su idea sobre el “new look” y al igual que él, creyó que el público estaba listo para recibirlo. 

Siempre me ha parecido fascinante la figura de alguien tan grande en el mundo de la moda como lo fue Christian Dior, quizás por eso eso, una ilustración en la que aparece él es la imagen de In my bag. Espero que hayáis disfrutado leyendo sobre uno de los grandes e imprescindibles modistos de todos los tiempos. 

¡Hasta el próximo post!
Miriam Diaz